Historia del Grupo Escultórico

El grupo escultórico de la Piedad fue elegido por un grupo de carteros, en la que figura la Santísima Virgen después del descendimiento de Jesús de la Cruz, con el cuerpo yacente y acogido en su regazo.

La obra fue encargada al escultor antequerano afincado en Málaga, D. Francisco Palma García en 1.928, profesor de la Escuela de Bellas Artes y Oficios y académico de la Escuela de Bellas Artes de San Telmo.

Se entusiasmó de tal forma con el proyecto, que en ese mismo instante y sobre uno de sus veladores realizó lo que sería el primer boceto del Grupo Escultórico y que supo llevar a la madera de forma magistral, especialmente en lo que se refiere a la cabeza de Jesús. “Virgen de la Piedad” la bautizó él mismo y Hermandad de la Piedad se llamó desde entonces la que la gente había de distinguir como “Cofradía de los Carteros”

El 17 de marzo de 1.929 la imagen de Nuestra Señora de la Piedad fue trasladada al Museo provincial de Bellas Artes, sito en calle Compañía, donde fue expuesta por iniciativa del director del museo, D. Rafael Murillo Carrera, en el Salón de Honor “Muñoz Degrain” cuya apertura de exposición fue presidida por el Obispo de la Diócesis, D. Manuel González García. Unos días después, la Piedad fue trasladada a la Iglesia de la Merced a hombros de los carteros para su bendición y entronización.

La primera salida procesional de la nueva cofradía tuvo lugar el Viernes Santo 29 marzo de 1929, sobre un trono dorado, diseñado por D. Francisco Palma García y realizado por D. Francisco Silva, carpintero irreemplazable de los Palma.

El 11 de mayo de 1.931 fue destruida y quemada como consecuencia de los actos ocurridos.

RECONSTRUCCIÓN, AÑO 1940.

En aquellos años de posguerra de hambre la cofradía inicia una nueva andadura. Con la tristeza de haber visto desaparecer todo lo que con tanto esfuerzo y sacrificio había conseguido, la perdida inestimable de alguno de sus fundadores y como no la desaparición de D. Francisco Palma García en el mes de diciembre de 1938, hace que la labor de quienes iban a componer la comisión reorganizadora, se viera dificultada e incluso se pensase en la imposibilidad de ver nuevamente realizado el sueño de muchos, que fue destruido por la barbarie de unos pocos.

D. Francisco Rodríguez Frasquier, cartero que realizaba su labor profesional por las diferentes calles del centro de nuestra ciudad, decide tomare la iniciativa de la reconstrucción, comandando por mantener diferentes contactos con la familia Palma, en concreto con D. Francisco Palma Burgos, quien pese a su juventud, seguía los pasos de su padre y maestro. Ofreciendo según nos cuentan los componentes de la familia, la realización de una copia exacta de la desaparecida imagen, sin ningún interés económico, si alguien era capaz de llevar a efecto la tan ansiada reorganización de la Hermandad.

Siendo fiel a su palabra, D. Francisco Palma Burgos, acogió de buen grado el encargo de realizar una nueva Imagen, seria copia fiel de la tristemente desaparecida, y para ello utilizaría el modelo de escayola que su padre esculpiera. Aquel joven artista ávido de transformar la materia dejaba todas sus aspiraciones y solo por esa ocasión y esa obra, se convertía en aprendiz, en sacador de puntos, para volver a dar vida a lo creado por su padre en 1929. El grupo lo firmó en nombre de su padre.

Decía Paco Palma en 1942, “he querido desentenderme de toda vanidad inherente al artista, decididamente he seguido lo que los dedos de mi padre dejaron impreso en el yeso. Por una vez he sido gustoso artesano de su obra."

En la primavera de 1941, vería la luz el nuevo grupo escultórico de la Piedad, que se procesiona en la actualidad, al que se le incorpora el brazo derecho del Cristo que tallara D. Francisco Palma García, el destino quiso que al ser sacada desde la Iglesia, hacia la plaza de la Merced, y golpearse sobre las escaleras del atrio aquel triste 11 de mayo de 1931, este se desprendiera y fuese recogido por Francisco Palma Burgos, quién lleno de estupor corrió con el entre sus brazos para hacerle entrega a su padre, que lo conservo en el taller junto con el modelo de escayola por si algún día era posible llevar a efecto la reconstrucción, las circunstancias de la vida privó a tan notable escultor de poder realizar uno de sus sueños.

Al igual que en la etapa anterior, durante el mes de marzo de 1941, el grupo escultórico, fue trasladado para su exposición al Museo de Bellas Artes, siendo bendecido el día 17 de marzo de 1941, en la Parroquia de los Santos Mártires por D. Balbino Santos Olivera, Obispo de Málaga, el Viernes Santo de ese mismo año, la Hermandad de la Piedad realiza, la que seria su cuarta salida procesional, primera de esta segunda etapa y en la que figura el mismo número de nazarenos que en la época anterior, habiendo logrado de este modo recuperar parte de sus propias señas de identidad.

Se estableció en la Parroquia de los Santos Mártires, finalmente se acabó trasladando a su actual capilla, en el corazón del barrio del Molinillo, donde concentra una gran devoción.

Casa de Hermandad

Calle Alderete, 3
29013 Málaga.
Viernes de 20.00 a 21.30 horas

Tel. 952 25 38 83
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agrupacion de Cofradias de Málagaparroquia Virgen Milagrosa y San Dámaso