Historia de Nuestra Hermandad

Según cuentan las crónicas de la época, una mañana, los carteros de Málaga entre los que se encontraban Eduardo Cebrero Fernández, Francisco Siano Solís, Serafín Claro y Francisco López Jepes, estaban esperando la llegada del correo procedente de Madrid, en los andenes de la estación, y para hacer más amena las largas horas, en medio de la animada conversación, uno de ellos lanzó la idea de constituir entre todos una nueva cofradía. La proposición que realizara Eduardo Cebrero Fernández, fue clamorosamente acogida por sus compañeros y todos pusieron manos a la obra, reuniéndose una vez concluida la larga e interminable jornada de trabajo, en la terraza del cercano Café Duque, en la calle del Cister, donde se nombra la primera comisión organizadora.

La constitución canónica de la Real Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad se efectuó el 11 de junio de 1.926. Título que le otorgara el Rey de España D. Alfonso XIII, y que en un principio se constituyó como Cofradía de María Santísima de la Piedad.

La imagen elegida fue la Virgen en su advocación de la Piedad, grupo escultórico en el que figurara la Santísima Virgen después del descendimiento de Jesús de la Cruz, con el cuerpo yaciente de su hijo acogido en el regazo y se encargó al escultor malagueño D. Francisco Palma García.

La primera Junta de Gobierno de la “Cofradía de los Carteros” estaba formada por los siguientes miembros:

Hermano Mayor D. Salvador Ruiz García
Teniente Hermano Mayor D. Enrique Alcaraz Casamayor
Secretario primero D. Miguel Ruiz Becerra
Secretario segundo D. Manuel López García
Secretario tercero D. Manuel Santiago Andino
Tesorero D. Antonio González Torres
Contador D. Eduardo Cebrero Fernández
Albaceas de Culto
D. Francisco Palma García D. Fernando Gil Valverde
Albaceas de Procesión
D. Eduardo Diez Ruiz D. Aurelio López Rodríguez
Fiscales
D. Francisco Cerrillo Mellado D. Antonio Fernández Díaz
Vocales
D. Antonio Fernández Díaz D. Pedro Mena Morales
D. Francisco Siano Solis D. Francisco Morente Vergara
D. Enrique Giménez Ramos D. Francisco Silva Grego
D. Manuel Álvarez Ramos D. Eloy Cerrillo Mellado

El día 16 de agosto de 1928 ingresó en la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, siendo su sede canónica la Iglesia de la Merced.

La Cofradía desfiló por primera vez el Viernes Santo del 29 de marzo de 1929, luciendo la siguiente indumentaria: los mayordomos y campanilleros llevaban túnicas y capas blancas de raso con vueltas negras de raso; bocamangas de encaje holandés, capirotes de terciopelo negro, cíngulos de seda en negro con borlas de oro y escudos de la Orden de la Merced bordados en oro y seda. Los penitentes vestían de negro con un filo blanco en los capirotes. El grupo escultórico fue procesionado sobre un trono dorado diseñado por Palma y tallado D. Francisco Silva. Durante los sucesos ocurridos en el año 1931 la Iglesia de la Merced fue saqueada e incendiada, desapareciendo el grupo escultórico, como consecuencia la Hermandad se disgregó.

El 4 de mayo de 1940, D. Francisco Rodríguez Frasquier, cartero que realizaba su labor profesional por las calles del centro de la ciudad, decide tomar la iniciativa de la reconstrucción de la Cofradía junto con un grupo de compañeros y comerciantes formado por:

D. Francisco Palma Burgos D. José Sánchez Torres
D. Francisco Muñoz Poy D. Armando Sanz Castro
D. Francisco Fernández García D. Rafael Sánchez Marmolejo
D. Baltasar Martín Pérez Dª Isabel Diez de los Ríos
D. Francisco Pérez Bermúdez Dª. Eladia Dueñas Dueñas
D. Julián Tomas López Dª. Enriqueta La Fuente Dueñas
D. José García González Dª. Carmen Palma Burgos
D. Miguel Caquero Pérez Dª. Victoria Palma Burgos
D. Francisco Pérez Porras

En 1940, con la tristeza de haber visto desaparecer todo lo que con tanto esfuerzo y sacrificio habían conseguido, la perdida de alguno de sus fundadores y la desaparición del escultor D. Francisco Palma García, hace que la labor de quienes iban a componer la comisión reorganizadora se viera dificultada e incluso en la imposibilidad de ver nuevamente realizado el sueño de muchos, destruido por la barbarie de unos pocos.

Sin embargo se constituyó una Comisión integrada por los antiguos miembros que ocupaban la Junta de Gobierno del año 1931. La primera labor fue la de reglamentar el articulado de unos Estatutos que sirvieran de base firme para los proyectos que habrían de redundar en beneficio de la Hermandad. Aprobados por la autoridad eclesiástica, fue puesto en practica inmediatamente.

De dichos Estatutos destacan los tres puntos que se han convertido en el lema de la Cofradía y que van integrados dentro del escudo que en la actualidad nos representan. Estos son Hermandad, Adoración y Caridad.

La segunda actuación de la Comisión fue la de conseguir engrosar las filas de Hermanos con miembros pertenecientes al Cuerpo de Correos, Telégrafos, Teléfono y Radio. El 27 de junio de 1940 se reúne la primera Junta de Gobierno en la Sacristía de la Parroquia de los Santos Mártires, ya que no disponían de sede social, procediendo al nombramiento de D. Francisco Muñoz Poy como Hermano Mayor.

Tras la primera reunión, se decide nombrar Hermanos Mayores Honorarios al Excelentísimo Sr. Director General de Correos y Telecomunicación, D. Enrique Gapazo Valdés y al Ilustrísimo Sr. Director de la Compañía Telefónica Nacional de España,D. Demetrio Menestre, consejeros de Honor los principales jefes de Correos y Telecomunicación, Hermanos Honorarios, como representantes de estos Cuerpos en Málaga, el administrador principal de corros, jefes de Centro de Telégrafos y directores de Teléfonos y Radio. Tales cargos fueron aceptados, ratificando sus nombramientos, por lo que teniendo en cuenta que el noventa por ciento de los hermanos que componen esta Real Hermandad son miembro de los expresados centros y dependencias, le cabe el honor a esta cofradía de llamarse, con autorización, Hermandad de comunicaciones.

Al comenzar el ejercicio se consiguió nombrar Hermano de la Piedad al Cuerpo de Comunicaciones de toda España. El año 1944 se nombró Presidente de Honor al Excmo. Sr. Ministro de la gobernación, como jefe supremo de los Ramos de comunicaciones, destacándose una comisión a Madrid, que le hizo entrega de un artístico pergamino con el nombrtamiento.

La Hermandad de la Piedad tuvo el honor de contar entre sus miembros con personalidades tan distinguidas en los medios de comunicación como D. Matías Prat Cañete o D. José María Guadamuro Carrera, quien durante años desempeña cargos en las Juntas de Gobierno. En 1948 es el entonces director General de Agencia EFE D. Francisco Ruiz de Elvira, quien impulsa los contactos con la Hermandad, llegando a contar con una representación de la misma en los posteriores desfiles procesionales.

Durante los años posteriores, a su reorganización la Hermandad comienza a definir sus forma característica y peculiar de entender lo que es una Cofradía de Pasión, la austeridad de sus enseres, y el recogimiento con que realizan su desfile procesional, marcan diferencia notables que se van haciendo palpable en el sentir popular, destacando nuevamente como ya lo hizo en la etapa anterior la inconmensurable esfinge que compone su grupo escultórico, y que podemos admirar desde aquel año de forma ininterrumpida cada Semana Santa.

 

La heráldica de la Hermandad está constituida por un calvario de cuya Cruz Griega cuelga un sudario, rematada en su parte superior por la Corona Real. La Corona se encuentra circundada por la corona de espinas sobre el que se sostienen tres medallones de idénticas dimensiones con las siguientes inscripciones:

* Izquierda. La palabra Cáritas, rematada por los rayos solares, escudo de la orden de los Franciscanos Mínimos.
* Centro, la representación del Cáliz con la Sagrada Forma.
* Derecha, la representación de la Imagen de la Hermandad a los pies de la Cruz.

Esta heráldica, fue diseñada por Ricardo Ansaldo en 1941 y aparecía ya en el frontal del Trono de Nuestra Señora de la Piedad ejecutado por D. José Fernández Salmerón.

El trono único que posee la Hermandad, es obra en madera tallada y barnizada de Rafael Ruiz Liébana (1987). En el frontal preside una imagen de un crucificado, inspirada en el Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes de Sevilla. Capillas en alpaca plateada y faroles en las esquinas de los talleres de Angulo.

Casa de Hermandad

Calle Alderete, 3
29013 Málaga.
Viernes de 20.00 a 21.30 horas

Tel. 952 25 38 83
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agrupacion de Cofradias de Málagaparroquia Virgen Milagrosa y San Dámaso